“No podemos vivir en permanente estado de rebajas porque nuestros márgenes no nos lo permiten”

 

Ligada al mundo de la moda desde su etapa universitaria, esta mujer tan sonriente como inquieta capitanea con éxito desde hace ocho años esta luminosa tienda en la que priman las prendas bonitas. Afirma que no es mucho de complementos y sí de vestidos –“soy Mari vestidos”, dice riéndose–, y se declara súper perfeccionista, además de amante de la decoración, la lectura y de los animales –tiene tres gatos–. Reflexiva y prudente, agradece el apoyo sin fisuras de Christian, su pareja; y de Celia, el otro pilar fundamental de este proyecto, al tiempo que reclama más atención para que el pequeño comercio no desaparezca. 

Pregunta.– Su tienda propone prendas originales, dulces y muy femeninas de aroma afrancesado y con un toque vintage. ¿Acierto?

Respuesta.– Sí, aciertas. Es el tipo de moda que más me gusta y el estilo que yo he vestido siempre y con el que me siento más identificada. Para poder defender la ropa que vendes, te tiene que gustar lo que propones. Tienes que disfrutar y creer en lo que vendes. Y yo lo hago.

P.– Coco Chanel aseguraba que todo lo que es moda pasa de moda, el estilo jamás. ¿Lo comparte?

R.– Totalmente. De hecho, creo que nuestro tipo de ropa no es moda absoluta ni de última tendencia. A nosotros nos gusta que la ropa no sea exclusivamente de esta temporada y poco más. Preferimos prendas atemporales. Además, nuestras clientas son personas con estilo que no son esclavas de la moda.

P.– ¿Se puede ir bien vestida sin gastar una fortuna?

R.– Sí, por supuesto. Hoy en día existen multitud de marcas españolas, que son por las que nosotros apostamos, con diseños maravillosos y precios súper competentes.

P.– Elija su armario: ¿Algunas cosas buenas o muchas que no lo son?

R.– Algunas cosas buenas, Cuando digo bueno no tiene por qué significar a caro y de marca, sino que sean prendas con las que siempre aciertas y te sientas cómoda y guapa.

P.– Dígame una prenda para no ir demasiado elegante ni demasiado informal.

R.– Un buen vestido con un corte que te siente bien y que puedas combinar con diferentes complementos.

 

 

“Si se puede, que se puede, hay que apostar por la sostenibilidad. Cada vez hay más marcas que siguen esta tendencia

y nosotros nos sumamos a ella”

 

P.– ‘Quien de verde se viste, por guapa se tiene’, dice un refrán popular. ¡Vaya con el verde!

R.– No estoy muy de acuerdo con este refrán. Además, hay diferentes tonos de verdes. Creo que es para todo el mundo, no solo para la gente guapa. Con este y cualquier otro color, tienes que ponerte el que más te favorezca.

P.– El diseñador estadounidense Bill Bass sostenía que cuando tengas dudas, viste de rojo. Y usted, ¿qué dice?

R.– Supongo que se refiere a que el rojo es un color femenino por excelencia y que te ayuda a verte más guapa y femenina. Sin embargo, creo que a las mujeres nos cuesta vestirnos de rojo cuando nos sentimos inseguras.

P.– Todas las mañanas la misma pregunta: ¿Qué me pongo hoy? ¿Alguna sugerencia para superarlo?

R.– Mi sugerencia es que cuando estés muy desesperada y no sepas qué ponerte, te vistas con lo que te sientes más guapa, aunque te lo hayas puesto mil veces. No hay que forzar porque a veces las experimentaciones salen mal. Siempre hay que tener dos o tres looks pensados para el día que no estás inspirada. 

P.– Dicen que los hombres empiezan a vestirse por los pies. ¿Y las mujeres?

R.– Yo personalmente pienso en la prenda principal que me voy a poner y luego en los complementos.

 

“Hay que concienciar a la gente sobre la importancia de mantener con vida el centro de la ciudad”

 

P.– La industria de la moda, una de las contaminantes, apuesta cada vez más por ofrecer prendas ecológicas y sostenibles, de tejidos orgánicos y materiales reciclados. ¿Ese es el camino?

R.– Sí, claro que es el camino. Y las circunstancias además así lo exigen. Si se puede, que se puede, hay que apostar por la sostenibilidad. Cada vez hay más marcas que siguen esta tendencia y nosotros nos sumamos a ella.

P.– La Confederación Española de Comercio sostiene que la liberalización de las rebajas ha dado pie una guerra de precios salvaje, con márgenes cada vez más estrechos que impiden al pequeño comercio competir con las grandes superficies. ¿Hay que volver al concepto original de rebajas?

R.– Sin duda sería lo deseable, pero no sé si será una opción posible. Los pequeños comerciantes llevamos años reivindicándolo. No podemos vivir en permanente estado de rebajas porque nuestros márgenes no nos lo permiten.

P.– La digitalización ha sido un salvavidas para muchos comercios durante la pandemia. ¿la tienda ha entrado definitivamente en casa?

R.– Sí, desde luego. Cada vez más personas utilizan las plataformas digitales para comprar e incluso consultar antes de acudir a la tienda física. Nuestra web, de hecho, la consultan muchas personas diariamente. No podemos obviar que, al final, las pantallas forman parte de nuestras vidas. 

“Nuestras clientas son personas con estilo que no son esclavas de la moda”

 

P.– Muchos ciudadanos lamentan ver cómo el pequeño comercio agoniza en el centro de los ciudades y poco a poco va siendo sustituido por grandes franquicias. ¿Qué hacemos?

R. – Es que es un gran problema. Habría que combatir la competencia desleal de precios de las grandes superficies y acabar con los precios abusivos de los alquileres. Las ciudades deben arbitrar medidas para incentivar las compras en el centro. Hay que concienciar a la gente sobre la importancia de mantener con vida el centro de la ciudad.

P.– ¿Instagram terminará con los desfiles?

R.– No lo sé. Espero que no. Las redes no pueden sustituir la belleza de las presentaciones y el espectáculo que cada diseñador monta para expresar su arte.

 

En corto

 

-          ¿Falda o pantalón?

-          Falda.

-          ¿Liso o estampado?

-          Soy muy de estampados, pero sin renunciar al liso.

-          Una pieza básica

-          Un vestido largo.

-          Un tejido

-          Algodón orgánico.

-          El color de este otoño/invierno

-          La verdad es que viene mucho naranja.

-          Un complemento

-          Un cinturón para marcar la silueta.

-          La ropa, ¿ajustada o suelta?

-          Depende del momento y del resultado que quieras conseguir.