El 59% de los nacidos a partir de 1995 compra guiado por las recomendaciones de familiares y amigos.

Consumidores poco fieles a una marca, que se sienten atraídos por la diversidad cultural y basan sus compras en las recomendaciones de amigos y familiares son algunos de los rasgos que definen a la generación Z. 

Así lo expone el último análisis realizado por IRI, Understand Me, Don’t Define Me, tras haber identificado los patrones de compra de los nacidos a partir de 1995 en Estados Unidos, y que suponen el 32% de la población. 

Según el estudio, a estos consumidores les gusta explorar y no son tan fieles a las marcas. De hecho, más de la mitad señala amar probar nuevas. Y al ser muy visuales, se inclinan por aquellos productos con packaging atractivo. Al mismo tiempo, se sienten atraídos por la diversidad cultural y tienen un compromiso con los derechos y la igualdad como señas de identidad. 

A la hora de descubrir nuevos productos, la publicidad tradicional, tanto en medios como en los puntos de venta, ha quedado relegada. Un 59% señala que compra un producto a partir de recomendaciones de amigos y familiares. Un 54%, cuando ve a un amigo emplearlo. Un 39% por un vídeo de TikTok. Un 38%, por un display en tienda; y un 31% gracias a haber visto un anuncio en televisión. 

Belleza y Cuidado personal figuran entre las categorías más elegidas entre las mujeres de la generación Z, con un 74% y 63%, respectivamente. Alimentación (87%), Moda y accesorios (71%) y Bebidas sin alcohol (58%) son el resto de categorías compradas por estos consumidores en los últimos tres meses. 

 

Fuente: distribucionactualidad.com