La democratización del sistema de devolución del IVA turístico podría aumentar el 135% el gasto turístico por transacción, según un informe de SigmaDos y Refundit.

Las buenas cifras de Semana Santa han puesto de manifiesto la latente recuperación del turismo en España y con ello, el aumento del gasto en turismo en nuestro país. Pero, si bien el 56% de los establecimientos comerciales conoce el derecho que asiste al visitante de fuera de la Unión Europea a la devolución del IVA en los artículos que adquiere en España, en la actualidad sólo el 20% ofrece esta posibilidad a sus clientes extracomunitarios.

Así lo pone de relieve un informe realizado por SigmaDos y la tecnológica Refundit que recuerda que la normativa actual impide que sean los consumidores quienes soliciten directamente a una entidad operadora el reembolso del IVA de las compras que cumplan los requisitos, ya que son los comercios los que deben tener un contrato de afiliación previo con las entidades.

Esto deja de lado al pequeño y mediano comercio, debido a la complejidad del sistema actual del que hasta ahora solo se benefician en su mayoría los grandes comercios y las tiendas de lujo, impactando en la recuperación económica. Este análisis señala que el cambio en la regulación de devolución de IVA turístico beneficiaría muy especialmente a los comerciantes que en la actualidad se ven excluidos del sistema en todos los territorios de España, más allá de ciudades como Madrid y Barcelona y otros centros turísticos.

AUMENTO DEL GASTO TURÍSTICO

Un estudio de CEBR realizado para la empresa tecnológica Refundit expone que la democratización del sistema de devolución del IVA turístico podría aumentar el 135% el gasto turístico por transacción.

De igual manera, explica que, aunque la posibilidad de realizar compras constituye solo un factor en la elección de destino por parte de los viajeros, el hecho de que muchos artículos estén disponibles a precios más baratos con un programa de compras libres de impuestos que sin él supone que, en igualdad de condiciones, los turistas estén más dispuestos a visitar el país.

Además del impacto directo de las compras libres de impuestos como estímulo a los visitantes y a su gasto, existen otros posibles beneficios para el resto de la economía en su conjunto. Por ejemplo, la interacción del turismo y el comercio minorista con otros sectores de la economía produce un efecto multiplicador, lo que significa que, proporcionalmente, cada unidad monetaria gastada en compras libres de impuestos financia un nivel mayor de actividad económica más amplia.

En este sentido, el gasto adicional habría contribuido a unos niveles de producción más altos a través del multiplicador del gasto turístico, lo que llevaría a un aumento del PIB de entre 3.600 y 7.200 millones de euros.

Fuente: foodretail