La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha inaugurado la apertura del antiguo túnel de Tetuán, bautizado ya como túnel del tren de Pombo, que habilita una nueva vía de comunicación para peatones y ciclistas entre el centro urbano y El Sardinero tras unas obras ejecutadas por la empresa SIEC con un presupuesto de 4 millones de euros.

“Es un lugar emblemático de Santander que se ha transformado por completo a través de una actuación que ha planteado exigencias técnicas muy elevadas, y que han supuesto un auténtico reto de ingeniería”, ha destacado la regidora.

También ha tenido palabras de reconocimiento para César Pombo Ortiz, bisnieto de César Pombo Villameriel, que junto a su hermano Arturo y Lino Corcho, fueron los promotores de la construcción del túnel. “Él representa a un linaje de grandes pioneros santanderinos que, a finales del siglo XIX, supieron percibir las inmensas posibilidades que se le abrían a nuestra ciudad con un fenómeno emergente y nuevo para la sociedad de entonces, como era el turismo”, ha significado la alcaldesa.

La alcaldesa ha levantado la barrera que simboliza la apertura del túnel, y, a continuación, los asistentes han recorrido el interior del trazado, de 300 metros de longitud, que conserva algunos de sus elementos originales, como un bajorrelieve con las siglas TSV, iniciales probablemente de Tranvía a Vapor del Sardinero, cinco apartaderos, y un antiguo apeadero del tranvía. En la boca de acceso a El Sardinero, se ha construido un pozo de 11 metros de altura y 10,80 de diámetro y se ha excavado un falso túnel de 40 metros, que se aprovechará como espacio expositivo y otras actividades. El recorrido de toda la infraestructura está iluminado con LED, dispone de sistema de ventilación y está equipado con un circuito cerrado de cámaras de seguridad.

En cuanto al paseo peatonal y ciclista, con esta actuación se completará el eje entre las dos entradas al túnel con los itinerarios ciclistas más cercanos: en la boca sur, con el carril bici de Puertochico a su paso por Casimiro Sainz; y en la boca norte, con el carril bici de El Sardinero a su paso por Reina Victoria.

En este sentido, la alcaldesa también ha querido agradecer “la implicación absoluta” de los establecimientos hosteleros de la zona, que han puesto en marcha diferentes iniciativas para acompañar el acto de apertura. “Hoy es sin duda un día de celebración para todos los santanderinos, que recobramos una parte de nuestro pasado mirando hacia el futuro, y por eso, entre todos hemos organizado una gran fiesta para hacer visible esa satisfacción”, ha concluido.

Historia del túnel

El antiguo túnel de Tetuán formaba parte del trazado del Tranvía de Vapor del Sardinero, inaugurado el 23 de junio de 1892. Cubría un trayecto de unos 2.460 metros que partía desde la plaza del Pañuelo (la actual plaza de Italia) hasta la calle Martillo (Marcelino Sanz de Sautuola), pasando por La Cañía, el túnel, Tetuán, San Emeterio, Molnedo, Peña Herbosa y Daoiz y Velarde.

Tras varios años de actividad, en 1917 se declaró la caducidad de la concesión. Posteriormente, durante la Guerra Civil, el túnel se habilitó como refugio, y más adelante, en la década de 1950, el Ayuntamiento lo habilitó para su uso peatonal, desistiendo a los pocos años.

En 1986 se decidió el sellado total de sus bocas y en la del Sardinero se aprovechó para rellenar completamente la trinchera existente en ese punto y acondicionar una zona verde.